Fútbol Aprendizaje Global (FAG) es una red mundial de escuelas e instituciones educativas. Todas las instituciones participantes utilizan el Fútbol Callejero para promover la educación y el desarrollo.

Fútbol Aprendizaje Global (FAG) es una red mundial de escuelas e instituciones educativas. Todas las instituciones participantes utilizan el Fútbol Callejero para promover la educación y el desarrollo. Detrás de FAG hay una serie de organizaciones socias que han construido esta red y la han anclado en sus realidades locales. Todos los socios poseen  años de experiencia en el trabajo de educación y desarrollo deportivo y acompañan a las escuelas e instituciones educativas participantes a largo plazo en su trabajo a través con el fútbol callejero. De esta forma, se promuebe el contenido del proyecto,  se construyen alianzas internacionales y promover el intercambio global.

Desarrollo local a través de redes globales
Trabajar con Fútbol de Callejero está arraigado localmente y en red global. La red global permite el intercambio de conocimiento y experiencia y promueve el desarrollo juvenil. Su motivación para participar aumenta a medida que se experimentan a sí mismos como parte de un movimiento global. Las redes globales también tienen un impacto positivo en la percepción pública de los proyectos. Las organizaciones, escuelas e instituciones juveniles detrás de ellas se fortalecen en su trabajo de educación y desarrollo, todos los cuales promueven el desarrollo local.

El aprendizaje global como elemento central del trabajo educativo.
El fútbol callejero proporciona a los jóvenes un acceso emocional a otros jóvenes de todo el mundo. Juegan con las mismas reglas y combinan la motivación de cambiar cosas a treves del fútbol. En un diálogo horizontal, comparten sus experiencias y conocen nuevas perspectivas. Así, los jóvenes obtienen información sobre otros mundos y problemas e intercambian puntos de vista sobre temas globales como los derechos humanos, la desigualdad social o la exclusión. Juntos, buscan formas de influir y asumir responsabilidades, en su propio entorno de vida y en la sociedad mundial.

 

«Que los jóvenes de otras latitudes vengan para a nosotros  significa algo. Si van a otro lugar, siembran algo allí, dejan algo para seguir creciendo allí. Tenemos que aprender del mundo, lo bueno, no lo malo «. [Jaime Bahnmondes, vecino de Cerro Navia]

Organizaciones de la red: